Anxiety and Depression in a Sample of Military and Civilian Musicians

Previus Next 

Original

Ansiedad y Depresión en una Muestra de Músicos Militares y Civiles

Sonia Ferrer Flor(a, Carlos Villoria López(a, José Antonio Molina-Peral(b

a) Universidad Internacional de la Rioja, La Rioja, España
b) Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España

INFORMACIÓN DEL ARTÍCULO


Recibido el 14 de diciembre de 2022
Aceptado el 12 de julio de 2023
publicado el 24 de julio de 2023

 

RESUMEN


Diferentes estudios muestran que dos grupos tan diferentes como los militares y los músicos suelen manifestar altos niveles de ansiedad y depresión. Por ello, el objetivo de este estudio es medir estas variables clínicas en músicos militares comparándolo con músicos civiles. La muestra está compuesta por 266 músicos, representada al cincuenta por ciento por músicos militares y civiles provenientes de todo el territorio nacional. Para medir los niveles de ansiedad y depresión se utilizaron el Inventario de Ansiedad de Beck (BAI) y el Inventario de Depresión de Beck (BDI). Los resultados muestran una relación directa entre la ansiedad y la depresión en el total de la muestra y en ambos grupos, encontrando que los músicos militares puntúan más alto que los civiles en ambas variables, y que en el ámbito militar afecta el escalafón, siendo la tropa la que presenta niveles más elevados en ansiedad y especialmente en depresión.

 

PALABRAS CLAVE


Ansiedad
Depresión
Músicos
Militares

Anxiety and Depression in a Sample of Military and Civilian Musicians

ABSTRACT


Different studies show that two groups as different as militaries and musicians usually demonstrate high levels of anxiety and depression. So, the objective of this study is measuring these clinics variables in military musicians comparing with civil musicians. The sample is composed of 266 musicians, represented fifty percent by military and civilian coming from all over the national territory. To measure the levels of anxiety and depression were used the Beck Anxiety Inventory (BAI) and Beck Depression Inventory (BDI). The results show a direct relationship between anxiety and depression in the sample total and in both groups, finding that military musicians score higher than civilians in both variables, and that in the military sphere it affects the Ladder, being the troop that presents higher levels of anxiety and especially depression.

 

KEYWORDS


Anxiety
Depression
Musicians
Military
 

Introducción


Una de las principales aportaciones de la psicología al ámbito militar es su participación en operaciones de contienda, con la misión de mejorar el cuidado de la salud mental de los contingentes desplegados, a los que se presta asistencia, orientación y apoyo psicológico (Albarracín, 2008). Actualmente, el ámbito de la psicología no solo estudia las circunstancias personales bajo situaciones de conflicto y posteriores a ella, sino también analiza los factores intrínsecos del personal militar e incluso diferencias psicológicas con el personal civil. En este sentido, Hruby et al. (2021) afirman que el personal militar está expuesto a un mayor riesgo de padecer síntomas patológicos que el personal civil, ya que formar parte del ejército implica estar expuesto a muchas situaciones estresantes. Así, en esta compleja profesión entran en juego situaciones límite a las que se puede estar expuesto y que conllevan riesgos físicos, alteraciones en las horas de sueño y descanso, desplazamientos, y un estricto régimen disciplinario, con la obligación de cumplir órdenes con las que se puede diferir, pudiendo provocar importantes conflictos psicológicos (González Ruíz, 2020). Así, en el ámbito militar, además de la disciplina, también hay distintos elementos como la subordinación y la cortesía militar, que en determinados casos pueden producir problemas emocionales o trastornos mentales (Miralles, 2011).

Han sido muchos los estudios sobre alteraciones emocionales del personal militar, siendo uno de los estudios más relevantes el realizado en los Estados Unidos con una muestra de 936.283 miembros en servicio activo pertenecientes al ejército americano, que todos ellos fueron diagnosticados con al menos un problema mental, concluyendo que la incidencia en el diagnóstico de trastornos mentales se había incrementado durante los últimos doce años en un 65% aproximadamente, siendo los más relevantes los trastornos adaptativos, trastornos por estrés postraumático, ansiedad y depresión (Armed Forces Health Surveillance Center, 2012). Estudios recientes también subrayan la presencia de problemas psicológicos en el personal militar, como en el caso del estudio de Alvarán López et al. (2020) donde analizaron el estado psicológico de 410 militares en Colombia, concluyendo que el agotamiento, la ansiedad y la intranquilidad se presentaban con elevada intensidad, siendo el grupo de militares de menor rango el más sensible, el cual estaba más expuesto a sufrir problemas de salud mental por el deber de cumplir las órdenes recibidas con discreción y la continua exigencia requerida por sus superiores. En este estudio destacaban como principales problemas, la hipocondría, problemas de atención, delirios de persecución y síntomas de depresión y ansiedad.

Si analizamos las posibles diferencias en relación con el nivel en el escalafón militar estas pueden deberse a la carga laboral que la tropa mantiene, la indefensión que puede ser percibida a la hora de tener que obedecer órdenes concernientes o no al servicio y la frustración derivada de no poder manifestar su disconformidad en diferentes aspectos y órdenes que han de obedecer. Otra posible explicación tiene que ver con la situación laboral, ya que los oficiales y suboficiales, al ser militares de carrera, mantienen una relación de servicios de carácter permanente, tienen un contrato indefinido, saldrán de la institución a la hora de jubilarse y por lo tanto mantendrán su sueldo durante su vida laboral. Sin embargo, el personal de tropa, la mayoría de los que lo conforman, mantienen una relación de servicios de carácter temporal, conociendo que cuando lleguen a los 45 años, se dará por finalizado su compromiso con la institución militar, quedando en situación de desamparo laboral. Como reflejamos anteriormente en el ámbito militar se está sometido a una subordinación (Miralles, 2011), pero en los músicos civiles también existe la jerarquía en las formaciones musicales, sabiendo de la existencia del solista, tutti, y en general, cuando un atril es utilizado para varios intérpretes, uno de ellos es el encargado de pasar las hojas, colocar y cambiar las partituras, etc.

En España, respecto al estado de salud mental en población militar en zonas de operaciones, misiones de paz y despliegues en misiones internacionales, Pérez Hidalgo & Rodríguez González (2011) analizaron el estado emocional de 168 miembros de un contingente del ejército español que se encontraban de misión en Bosnia-Herzegovina, concluyendo que lo vivido había alterado los niveles de ansiedad del personal militar que había estado desplazado. Alvarán López et al. (2020) concluyen que, en la salud mental del personal militar, los trastornos que predominan fundamentalmente son el trastorno depresivo, la ansiedad generalizada y el estrés postraumático. Estos autores resaltan la importancia de llevar a cabo periódicamente evaluaciones sobre la salud mental en el personal militar, poniendo especial atención a los síntomas depresivos.

Cabe destacar los escasos estudios existentes respecto al estado de salud mental de esta profesión en relación con el mantenimiento de instalaciones y armamento, trabajos de administración, trabajos de intendencia y logística, personal sanitario, músicos militares y demás cometidos en sus diferentes destinos y acuartelamientos (Bardera et al., 2014). Lo comentado por estos autores justifica nuestra especial atención en un grupo muy específico como son el personal militar dedicado a la música y su posible comparación con los civiles. Es relevante que destaquemos que un músico civil su trabajo consiste en preparar satisfactoriamente las partituras que han de interpretarse, ejercicios enfocados a los diferentes aspectos de la interpretación, preparación del instrumento, es decir tenerlo a punto a nivel mecánico para su correcto uso, lectura de partituras y ensayos individuales al igual que ensayos colectivos, mientras que un músico militar, además de lo mencionado anteriormente, se incorporan otras tareas por el hecho de ser militar como son guardias, preparación física diaria, asistencia a formaciones al aire libre con las consiguientes condiciones meteorológicas, desfiles y demás actos castrenses que requieren de su presencia. Añadido a lo anterior, también realizan actos fuera del programa establecido y de los acuartelamientos, como pueden ser conciertos, desfiles y formaciones dirigidas a la población civil y recepciones de autoridades en aeropuertos.

Burin et al. (2019) en una muestra de 214 civiles dedicados a la música, afirman que un 40% presentaba altos niveles de ansiedad ante las actuaciones, un 37% ansiedad social y un 12,5% depresión. Así, concluyen que hay una amplia variedad de situaciones que determinan la ansiedad que presentan los músicos ante las actuaciones, entre las que destacan, la autopresión por el desempeño que van a realizar y la preocupación por la valoración de la audiencia.

En relación con las variables que favorecen la presencia de ansiedad en las labores musicales, Altenmüller et al. (2009) concluyen que la ansiedad es muy común por el gran nivel de control que demanda una actuación musical, existiendo una constante autoevaluación a la vez que se produce la propia interpretación. Asimismo, la motricidad fina, la atención y coordinación, la creatividad, y las destrezas interpretativas han de conjugarse generando una gran activación.

También se ha analizado si ser estudiante de música favorece la presencia de sintomatología ansiosa. Matei & Ginsborg (2020) con una muestra de 111 estudiantes de música de siete conservatorios diferentes encontraron que un 43% de los estudiantes presentaba síntomas de ansiedad asociados al momento de tener que tocar su instrumento musical. Sokoli et al. (2022) con una muestra de 186 estudiantes universitarios de la carrera musical con edades entre 15-45 años observaron que existe una relación positiva entre la edad y los niveles de ansiedad y que las mujeres presentaban niveles de ansiedad más altos que los hombres. Sobre estudios que han analizado si la edad y el sexo de los músicos influyen en los niveles de ansiedad contamos con la revisión sistemática que realizaron Fernholz et al. (2019) donde concluyen que la prevalencia de ansiedad en músicos ante la actuación oscila entre un 16,5-60%, y que las mujeres se sentían más afectadas por la ansiedad ante una actuación que los hombres, al igual que los más jóvenes frente a los mayores de 45 años.

Según Arnáiz (2015), sabemos que los músicos profesionales sufren ansiedad a la hora de actuar en público y que esta es inherente a la profesión, aun así, no se puede llegar a afirmar que todos sufran de problemas de ansiedad, posteriormente. Stormer et al. (2017) compararon los niveles de ansiedad de un grupo de músicos de rock que se dedicaban profesionalmente a ello, frente a un grupo que no se dedicaban a la música, concluyendo que el porcentaje de los afectados por sintomatología ansiosa se duplicaba en el caso de los músicos frente a los que no lo son.

En diferentes estudios se observa la presencia de ansiedad y depresión en músicos, hecho que es contrastado por Kapsetaki & Easmon (2019) con una muestra de 301 músicos mayores de edad donde concluyen que los síntomas más destacables son perfeccionismo, depresión, ansiedad y estrés debidos a la demanda de su trabajo. Otro estudio reciente realizado por Davison (2022) con una muestra de 57 músicos militares del Reino Unido, concluye que un 46% presentaba una ansiedad significativa, siendo las mujeres las que tenían unas puntuaciones más altas. Según dicho autor los principales factores relacionados con problemas emocionales fueron las limitaciones de tiempo, el juicio negativo de los demás, las tensiones entre los valores musicales y militares, los problemas relacionados con la promoción y las preocupaciones existenciales.

Dado nuestro interés por el subgrupo de personal militar dedicado a la música y al no haber encontrado estudios que comparen su estado emocional con músicos civiles, nos propusimos conocer las diferencias existentes entre ansiedad y depresión en estos dos grupos, observando las posibles diferencias entre ellos y entre el propio escalafón militar, planteando como hipótesis alternativas que habrá una relación directa entre ambos factores clínicos, que el personal militar presentará mayores niveles de ansiedad y depresión que los civiles, y que se hallarán diferencias según el escalafón en los músicos militares, tanto en ansiedad, como en depresión.

Método


Participantes

La muestra está formada por 266 profesionales dedicados a la música (84,6% hombres y 15,4% mujeres), con edades comprendidas entre los 18 y los 61 años, con una media de edad de 41,0 años (D.T.=11,0). La muestra entre músicos militares y músicos civiles profesionales estuvo representada al cincuenta por ciento provenientes de todo el territorio nacional. Un 9,0% de los militares son oficiales, un 57,2% suboficiales y un 33,8% tropa. Igualmente, según se puede observar en la Tabla 1, más de la mitad de los músicos tienen formación superior en el ámbito de la música, siendo tan solo un 7,5% lo que no tienen formación musical específica.

Insertar tabla 1.

Material

Se elaboró un instrumento de evaluación que incluyó un consentimiento informado, una serie de preguntas directas para las variables sociodemográficas (sexo, edad, condición militar/civil y empleo) y los cuestionarios para las variables clínicas. Para medir la variable ansiedad se utilizó el Inventario de Ansiedad de Beck (Beck Anxiety Inventory, BAI; Beck et al., 1988; Beck & Steer, 1993). El BAI es un instrumento de autoinforme de 21 ítems diseñado para evaluar la gravedad de la sintomatología ansiosa. Cada ítem del BAI recoge un síntoma de ansiedad, utilizando para ello una escala tipo Likert de cuatro puntos. En este estudio se utilizó la versión española del BAI de Sanz & Navarro (2003). Respecto a sus propiedades psicométricas en población general española, presenta elevada consistencia interna (coeficiente alfa de 0,91), con buenos índices psicométricos en general (Sanz, 2014).

Para la variable depresión se utilizó el Inventario de Depresión de Beck (BDI), elaborado por Beck et al. (1996) edición adaptada a población española por Beck et al. (2011). La escala BDI-II es un instrumento de autoinforme para evaluar la intensidad de la sintomatología depresiva, mediante 21 ítems politómicos con cuatro alternativas de respuesta ordenadas de menor a mayor gravedad de los síntomas. Varios estudios psicométricos avalan la fiabilidad y validez del BDI-II en muy diversas muestras, siendo elevada la consistencia interna en población española (coeficiente alfa de 0,87) (Sanz et al., 2003a).

Procedimiento

Al tratarse de un estudio de tipo descriptivo, observacional y prospectivo, realizado de manera transversal, se procedió a configurar el instrumento de evaluación, que incluye los cuestionarios BAI y BDI, en formato online mediante el recurso de Google Forms para facilitar el acceso a los participantes, distribuyéndolo mediante una plataforma de mensajería instantánea y por correo electrónico, seleccionando como método de muestreo el de tipo no probabilístico por conveniencia, debido a su costo-efectividad y facilidad de acceso, a través de personas de enlace pertenecientes a bandas de música, tanto en el ámbito militar, como civil, que contactaron vía online con los participantes.

Análisis de datos

Se analizaron los datos con el programa estadístico IBM SPSS versión 25, estableciéndose un nivel de confianza del 95% (p < 0,005), estudiando la normalidad de los datos a través del estadístico Kolmogorov-Smirnof (K-S). Posteriormente, se realizó el correspondiente análisis descriptivo y el contraste de las hipótesis planteadas mediante estadísticos no paramétricos al observar que las variables no seguían una distribución normal.

Resultados


En el estudio de normalidad a través de la prueba K-S, se obtuvieron valores p de 0,000 en todas las variables, determinando que todas ellas no siguen una distribución normal y, en consecuencia, aplicamos pruebas no paramétricas para el contraste estadístico.

Desde el punto de vista descriptivo, se puede observar en la Tabla 2 las frecuencias en las puntuaciones de ansiedad y depresión tanto de la muestra total con un 10,9% de ansiedad moderada y grave y un 4,1% de sintomatología depresiva de tipo moderada y grave. Por grupos y siguiendo estos patrones, observamos que en los músicos militares, la ansiedad asciende a un 13,6% y la depresión a un 6,0%, mientras que en los músicos civiles la ansiedad moderada y grave es de un 8,3% y la depresión en este mismo rango es de 2,3%. Repitiendo estos mismos análisis, diferenciando entre hombres y mujeres, nos encontramos con un 12,2% de ansiedad moderada y grave en mujeres frente al 11,6% de hombres, y un 4,9% de depresion moderada en músicos mujeres frente a un 4,0% de depresión moderada y grave en los músicos hombres.

Insertar tabla 2.

En relación con el análisis inferencial y según los objetivos planteados y las hipótesis establecidas, se procedió a realizar las pruebas específicas para cada caso.

En primer lugar y de cara a conocer como es la relación entre la ansiedad y la depresión en el total de la muestra de músicos, planteando como hipótesis una relación directa en general y por grupos, realizamos la prueba Rho de Spearman, apreciando una correlación estadísticamente significativa entre las puntuaciones obtenidas en ansiedad y depresión en toda la muestra (r=0,553; p=0,000). Una vez confirmada esta primera parte de la hipótesis se procedió a realizar la misma prueba seleccionando participantes civiles por un lado y militares por otro, obteniendo similares resultados con una correlación estadísticamente significativa en la ansiedad y la depresión, tanto para los civiles (r=0, 265; p=0,002) como para los militares (r=0, 781; p=0,000). Igualmente, de cara a conocer esta relación en función del sexo, se repitió el mismo análisis seleccionando sólo músicos hombres (r=0,606; p=0,000) y únicamente músicos mujeres (r=0, 144; p=0,370), siendo este último dato el único que no resulta estadísticamente significativo.

A nivel general y según condición civil o militar, la dirección coincide con lo esperado, siendo muy fuerte la magnitud del último dato sobre la relación entre las puntuaciones del BDI y del BAI en el conjunto de músicos militares. Sin embargo, esta relación estudiada bajo la selección de participantes según el sexo no resulta estadísticamente significativa en mujeres.

Para saber si la ansiedad y la depresión son mayores en músicos militares que en músicos civiles, se aplicó la prueba U de Mann-Whitney hallando diferencias estadísticamente significativas para ambas variables clínicas, con p=0,007 para la ansiedad y un p=0,010 para la depresión. Mediante la consiguiente comparación de medias, pudimos observar que estas diferencias mostraban mayores niveles de ansiedad en militares (7,38 ± 7,87) que en civiles (5,17 ± 6,47). Igualmente ocurrió lo mismo con la variable depresión, donde las puntuaciones de los músicos militares (6,92 ± 6,84) fueron mayores que la muestra de músicos civiles (4,63 ± 4,93).

Igualmente, de cara a conocer posibles diferencias entre hombres y mujeres, se aplicó la prueba U de Mann-Whitney con la variable de agrupación de sexo, no obteniendo resultados estadísticamente significativos para la ansiedad (p=0,969) ni para la depresión (p=0,981).

Por último y dada la hipótesis de que los militares dedicados a la música presentarán niveles de ansiedad y depresión más altos si su empleo se sitúa por debajo en cuanto a los rangos que se diferencian en el escalafón militar, se realizó la prueba H de Kruskall Wallis, pudiendo de nuevo confirmar la hipótesis, hallando diferencias estadísticamente significativas tanto para la ansiedad, como para la depresión, para los tres rangos militares establecidos y obteniendo puntuaciones menores a mayor rango, siendo la tropa quien presenta puntuaciones mucho más elevadas, especialmente en sintomatología depresiva.

Insertar tabla 3.

Discusión


Dado nuestro interés sobre la salud mental de los militares en general, y de los músicos en particular, y por la escasez de estudios que comparan este subgrupo con los músicos civiles, resulta satisfactorio que los resultados obtenidos en este estudio confirman todas las hipótesis planteadas, observando en primer lugar una relación estadísticamente significativa entre la ansiedad y la depresión, hecho que ha sido sistemáticamente reportado en la literatura científica en la población general (Agudelo et al., 2007; Brown et al., 2001; Clark & Watson, 1991; Lambert et al., 2004; Watson et al., 1995) y en los músicos en particular (Burin et al., 2019; Jaracz, et al., 2021; Kapsetaki & Easmon, 2019; Alvarán López et al., 2020). A este dato general, cabe subrayar la fuerte magnitud en el caso de los músicos militares (r=0, 781; p=0,000) al realizar un análisis por grupos.

Respecto a las hipótesis planteadas conforme a que los niveles de ansiedad y depresión serán mayores en músicos militares que en músicos civiles, se han podido confirmar ambas, pudiendo deberse a lo afirmado por Miralles (2011) que acentúa la influencia de la subordinación militar en los estados emocionales, a diferencia de otros trabajos civiles, o lo trasladado por Hruby et al., (2021) que pone en énfasis la mera pertenencia a la institución militar como factor de predisposición para las alteraciones emocionales.

Pretendiendo contrastar los estudios de Alvarán López et al. (2020) y Davison (2022), de cara a saber si los rangos militares influyen en las puntuaciones obtenidas, nuestros resultados lo confirman en todos los casos, resultando muy notorio que la media de ansiedad y depresión de la tropa casi resulte el triple que la obtenida por los músicos oficiales, habiendo menor diferencia con los suboficiales. Esta gran diferenciación se puede deber a lo comentado respecto a la tensión que produce la obediencia militar sin manifestaciones de disconformidad, además de la temporalidad en el empleo y la inestabilidad económica de los rangos inferiores a diferencia de los militares de carrera cuya relación laboral es de carácter permanente, frente al personal de tropa que al cumplir los 45 años finalizan su relación laboral con la institución militar.

Respecto a las limitaciones del presente estudio, pensamos que el tipo de muestreo puede que resulte la más importante, aunque se eligió por motivos prácticos. Asimismo, se ha optado por una evaluación general de la ansiedad pudiéndose incluir en el futuro la reacción emocional concreta ante una actuación musical y en relación al instrumento la inclusión del Kenny Music Perfomance Anxiety Inventory (Zarza Alzugaray et al., 2016). Aunque, en relación a la elección de los instrumentos utilizados no se han encontrado indicadores específicos respecto a las propiedades psicométricas de ambas pruebas en población de músicos, sin embargo, la calidad de los resultados del BAI en todas las poblaciones más el hecho de ser el instrumento de evaluación para la ansiedad más utilizado en la investigación psicológica (Sanz, 2014), justifica la elección de esta prueba. Lo mismo ocurriría con el BDI, cuya selección queda avalada por las mismas circunstancias, siendo igualmente la prueba más común en la investigación básica (Sanz et al., 2003b). Además, el uso de ambas pruebas puede resultar adecuado por coincidir en su autoría y por los numerosos estudios que muestran una alta correlación en muchos tipos de poblaciones y en la población española en general (Sanz et al. 2012).

Otra limitación se debe a la poca presencia de mujeres en unidades de música militar, pudiendo en el futuro estudiar las posibles diferencias entre hombres y mujeres músicos con una muestra más amplia de mujeres, siendo esperable mayores niveles de ansiedad en ellas (Davison, 2022; Fernholz et al., 2019; James & Shipley, 2022; Sokoli et al., 2022); aunque en nuestro estudio no aparecen diferencias estadísticamente significativas, resaltando, como hemos indicado, la muestra limitada de mujeres.

En cuanto a las variables sociodemográficas podría resultar de interés para futuras investigaciones incluir variables como si los participantes tienen hijos o no, pudiendo ser algo que influya a la hora de manifestar ansiedad y depresión en la muestra seleccionada. También si la pertenencia a la institución como músico militar es una cuestión de vocación o simplemente se escogió esta opción como una salida laboral más, ya que la motivación a pertenecer a las fuerzas armadas y las exigencias que conlleva podría ser algo que contribuyera al estado emocional de la persona. Igualmente sería de interés valorar si los participantes consideran que existe una buena conciliación respecto a su vida laboral y familiar, siendo algo importante a la hora de poder mantener una salud mental de calidad. Añadido a lo anterior, valorar si variables como la edad, nivel de rendimiento percibido, nivel de estudios, o incluso el tipo de instrumento tienen influencia en la respuesta emocional en línea con lo abordado en el estudio de Kaspersen y Götestam (2002).

Por otro lado, cabe subrayar que nuestros resultados arrojan que la gran mayoría de la muestra total de músicos presenta niveles mínimos de ansiedad y depresión, 67,3% y 90,6%, datos alejados de algunos estudios que comentan unos niveles más altos en ambas variables (Burin et al., 2019; Davison, 2022; Fernholz et al., 2019; Matei & Ginsborg, 2020).

Finalmente, y por los resultados obtenidos que confirman todas las hipótesis planteadas, se sugiere de cara a futuras investigaciones incorporar un tercer grupo de estudio que incluya militares en general, con el objeto de conocer si pudieran aparecer similares resultados en otras labores o actividades del ejército. Añadido a lo anterior, para futuros estudios sería deseable contar con datos sobre la prevalencia de trastornos de ansiedad y depresión en el ámbito militar, así como prevalencia de cuadros ansiosos y depresivos en músicos militares y civiles y comparativas en relación a si el nivel de ansiedad en personas dedicadas a la música es mayor o menor que el de otro tipo de profesiones. Igualmente, habría que seguir considerando los motivos planteados u otros, en relación con los resultados hallados para poder determinar por qué los músicos militares puntúan más alto que los civiles tanto en ansiedad, como en depresión, y por qué los rangos inferiores puntúan más que los superiores.

Referencias


Agudelo, D., Buela-Casal, G. & Spielberger, Ch.D. (2007). Ansiedad y depresión, el problema de la diferenciación a través de los síntomas. Salud mental, 30 (2), 33-41.

Albarracín, D. (2008). El carácter sanitario de la Psicología en el ámbito militar. Entrevista al Jefe de la Unidad de Psicología de la IGESAN. INFOCOP, 39, 21-24.

Altenmüller, E., Marco-Pallares, J., Münte, T. F., & Schneider, S. (2009). Neural reorganization underlies improvement in stroke-induced motor dysfunction by music-supported therapy. Annals of the New York Academy of Sciences, 1169, 395–405. https://doi.org/10.1111/j.1749-6632.2009.04580.x

Alvarán López, S. M., López, Bedoya Mejía, S., Henao Valencia, M. C., Velasquez Correa, J. C., & Grisales Romero, H. (2020). Prevalencia de depresión en soldados regulares de un batallón de una ciudad colombiana, 2017. Revista Médica de Risaralda, 26 (1), 7-16. https://doi.org/10.22517/25395203.21921

Arnáiz, M. (2015). La interpretación musical y la ansiedad escénica: validación de un instrumento de diagnóstico y su aplicación en los estudiantes españoles de Conservatorio Superior de Música [Tesis doctoral, Universidad da Coruña].

Bardera, M. P., García-Silgo, M., & Pastor, A. (2014). Gestión de estrés en las fuerzas armadas. Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), 4, 1-24. Beck, A. T., Epstein, N., Brown, G., & Steer, R. A. (1988). An inventory for measuring clinical anxiety: psychometric properties. Journal of consulting and clinical psychology, 56(6), 893–897. https://doi.org/10.1037//0022-006x.56.6.893

Beck, A. T. & Steer, R. (1993). Beck Anxiety Inventory Manual. Psychological Corporation.

Beck, A. T., Steer, R. A., & Brown, G. K. (1996). Manual for the Beck Depression Inventory-Il. Psychological Corporation.

Beck, A. T., Steer, R. A., & Brown, G. K. (2011). Manual. BDI-II. Inventario de Depresión de Beck-II (J. Sanz y C. Vázquez, adaptadores) [Manual. BDI-II. Beck Depression Inventory-II (J. Sanz & C. Vázquez, adapters)]. Pearson Educación.

Brown, T. A., Campbell, L. A., Lehman, C. L., Grisham, J. R., & Mancill, R. B. (2001). Current and lifetime comorbidity of the DSM-IV anxiety and mood disorders in a large clinical sample. Journal of abnormal psychology, 110(4), 585–599. https://doi.org/10.1037//0021-843x.110.4.585

Burin, A. B., Barbar, A., Nirenberg, I. S., & Osório, F. L. (2019). Music performance anxiety: perceived causes, coping strategies and clinical profiles of Brazilian musicians. Trends in psychiatry and psychotherapy, 41(4), 348–357. https://doi.org/10.1590/2237-6089-2018-0104

Clark, L. A., & Watson, D. (1991). Tripartite model of anxiety and depression: psychometric evidence and taxonomic implications. Journal of abnormal psychology, 100(3), 316–336. https://doi.org/10.1037//0021-843x.100.3.316

Davison D. (2022). Sources of occupational stress among the military musicians of the Royal Air Force. BMJ military health, 168(3), 181–185. https://doi.org/10.1136/bmjmilitary-2020-001432

Fernholz, I., Mumm, J. L. M., Plag, J., Noeres, K., Rotter, G., Willich, S. N., Ströhle, A., Berghöfer, A., & Schmidt, A. (2019). Performance anxiety in professional musicians:

a systematic review on prevalence, risk factors and clinical treatment effects. Psychological medicine, 49(14), 2287–2306. https://doi.org/10.1017/S0033291719001910

González Ruíz, A. (2020). Burnout o síndrome del desgaste profesional en la Armada. Revista General de Marina, 278, 883-892.

Hruby, A., Lieberman, H. R., & Smith, T. J. (2021). Symptoms of depression, anxiety, and post-traumatic stress disorder and their relationship to health-related behaviors in over 12,000 US military personnel: Bi-directional associations. Journal of affective disorders, 283, 84–93. https://doi.org/10.1016/j.jad.2021.01.029

James, A. S. M., & Shipley, M. (2022). Music Performance Anxiety in Musical Theater Performers: A Pilot Study. Journal of dance medicine & science: official publication of the International Association for Dance Medicine & Science, 26(4), 226–231. https://doi.org/10.12678/1089-313X.121522c

Jaracz, M., Bialczyk, K., Ochocinski, A., Szwed, M., Jaracz, K., & Borkowska, A. (2021). Contributions of Affective Temperament Traits to Professional Choice: Evidence from the Study of Firefighters, Musicians, Athletes, Bank Managers, Nurses and Paramedics. Psychology research and behavior management, 14, 827–834. https://doi.org/10.2147/PRBM.S313191

Kapsetaki, M. E., & Easmon, C. (2019). Eating disorders in musicians: a survey investigating self-reported eating disorders of musicians. Eating and weight disorders: EWD, 24(3), 541–549. https://doi.org/10.1007/s40519-017-0414-9

Kaspersen, M., & Götestam, K. G. (2002). Estudio de la ansiedad producida por la actuación entre los estudiantes de música noruegos. The European journal of psychiatry (edición en español), 16(2), 73-86. https://doi.org/10.4321/s1579-699x2002000200001

Lambert, S. F., McCreary, B. T., Joiner, T. E., Schmidt, N. B., & Ialongo, N. S. (2004). Structure of anxiety and depression in urban youth: an examination of the tripartite model. Journal of consulting and clinical psychology, 72(5), 904–908. https://doi.org/10.1037/0022-006X.72.5.904

Matei, R., & Ginsborg, J. (2020). Physical Activity, Sedentary Behavior, Anxiety, and Pain Among Musicians in the United Kingdom. Frontiers in psychology, 11, 560026. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2020.560026

Miralles, F. (2001). Cambios emocionales y de personalidad en jóvenes que realizan el servicio militar obligatorio. [Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid].

Pérez Hidalgo, A. M., & Rodríguez González, J. M. (2011). Análisis del estado emocional de una unidad del ejército español en zona de operaciones. Sanidad Militar, 67(2), 71-77.

Sanz, J. (2014). Recomendaciones para la utilización de la adaptación española del Inventario de Ansiedad de Beck (BAI) en la práctica clínica. Clínica y Salud, 25, 39-48. https://dx.doi.org/10.5093/cl2014a3

Sanz, J., García-Vera, M. P. & Fortún, M. (2012). El "Inventario de Ansiedad de Beck" (BAI): propiedades Psicométricas de la versión española en pacientes con trastornos psicológicos. Psicología Conductual, 20, 3, 563-583.

Sanz, J., & Navarro, M. E. (2003). Propiedades psicométricas de una versión española del Inventario de ansiedad de Beck (BAI) en estudiantes universitarios. Ansiedad y Estrés, 9, 59-84.

Sanz, J., Navarro, M. E. & Vázquez, C. (2003b). Adaptación española del Inventario para la depresión de Beck-II (BDI-II): 1. Propiedades psicométricas en estudiantes universitarios. Análisis y Modificación de Conducta, 29, 239-288.

Sanz, J., Perdigón A. & Vázquez, C. (2003a). Adaptación española del Inventario para la Depresión de Beck-II (BDI-II): 2. Propiedades psicométricas en población general. Clínica y Salud, 14 (3), 249-280.

Sokoli, E., Hildebrandt, H., & Gomez, P. (2022). Classical Music Students' Pre-performance Anxiety, Catastrophizing, and Bodily Complaints Vary by Age, Gender, and Instrument and Predict Self-Rated Performance Quality. Frontiers in psychology, 13, 905680. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2022.905680

Stormer, C., Sorlie, T., & Stenklev, N. C. (2017). Tinnitus, Anxiety, Depression and Substance Abuse in Rock Musicians a Norwegian Survey. The international tinnitus journal, 21(1), 50–57. https://doi.org/10.5935/0946-5448.20170010

Watson, D., Clark, L. A., Weber, K., Assenheimer, J. S., Strauss, M. E., & McCormick, R. A. (1995). Testing a tripartite model: II. Exploring the symptom structure of anxiety and depression in student, adult, and patient samples. Journal of abnormal psychology, 104(1), 15-25. https://doi.org/10.1037//0021-843x.104.1.15

Zarza Alzugaray, F. J., Hernández, S. O., López, O. C., & Gil, B. M. (2016). Kenny Music Performance Anxiety Inventory: Confirmatory factor analysis of the Spanish version. Psychology of Music, 44(3), 340–352. https://doi.org/10.1177/0305735614567932